¿Cuál es la diferencia entre tasación y valoración?

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin
Compartir en email

Cuando se quiere poner en venta una propiedad es necesario saber cuál es el precio de la misma. El valor de la vivienda no es el mismo que cuando se compró, pues si se han hecho reformas el precio puede subir; además también aumenta conforme pasan los años, la ubicación, la ciudad, el precio de la vivienda, etcétera. Para conocer su precio puede hacerse una tasación o una valoración. ¿Cuál es la diferencia entre tasación y valoración?

Diferencia tasación y valoración

Es común que se confundan los términos tasación y valoración, pero se trata de dos conceptos diferentes y con objetivos distintos. Depende del caso para el que se necesite conocer el precio de un inmueble, se utilizará uno u otro.

Tasación inmobiliaria

La tasación inmobiliaria, a diferencia de la valoración, posee un carácter legal. El valor que se le da a una propiedad debe obtenerse por un procedimiento normalizado de tasación, además de reflejarse en un informe. Este informe, para que tenga valor legal, debe ser firmado por un arquitecto o técnico certificado.

Diferencia tasación y valoración

El proceso de tasación se encuentra regulado por la Orden ECO/805/2003 y sigue una metodología muy meticulosa y estricta. Las tasaciones pueden solicitarse para distintos fines, pero estos son los más comunes:

  • Hipotecarios. Las tasaciones hipotecarias, las practica un arquitecto o técnico certificado. Este debe estar registrado y homologado por el Banco de España.
  • Reparto de bienes. Conocer el valor de un inmueble a través de una tasación, puede ser necesario para el reparto de bienes; este reparto puede ser como parte de una herencia o de una separación conyugal. En este último caso, se suelen presentar dos tasaciones (una por cada parte); en caso de haber diferencias entre las tasaciones y si no se llega a un acuerdo, entonces el juez ordena una tercera tasación, pero por un experto independiente.
  • Tasaciones para Hacienda. El precio de la vivienda oscila frecuentemente. Es por eso que el valor real de la propiedad suele ser diferente al registrado por Hacienda. Generalmente, un inmueble cuesta menos que lo que Hacienda tiene en sus registros y, en consecuencia, demanda el pago de impuestos elevados y por encima de la cantidad que realmente debería pagarse. Algunas personas recurren a la tasación del inmueble para presentarla ante Hacienda; este informe certifica el valor real de la propiedad y, en caso de ser inferior al precio estimado por Hacienda, entonces se reduciría la carga tributaria.

Una tasación, emitida con fines de préstamo hipotecario, tiene una validez determinada. Este documento es válido durante los seis meses siguientes de haber sido expedida. Cuando este plazo ha concluido, es importante solicitar una revisión para hacer la correspondiente actualización de la tasación. La actualización de las tasaciones también se encuentra recogida en la Orden ECO/805/2003,

¿Qué es una actualización de la tasación?

Se trata de una revisión que se hace sobre la tasación previamente expedida, y siempre que la haga la misma institución o profesional que la emitió, dentro de los dos años siguientes a la emisión del documento. Recuerda, cuando son créditos hipotecarios, solo serán válidas por seis meses. En este nuevo documento, el profesional certificado deberá modificar advertencias, condicionantes o valores que se encuentren en la tasación anterior.

Cuando se trata de una tasación para entidades aseguradoras, la vigencia del documento inicial no será de dos años, sino de tres.

¿Qué es la valoración inmobiliaria?

La valoración inmobiliaria, a diferencia de la tasación, no tiene carácter legal. Es un valor que se le asigna a un bien inmueble de forma aproximada y relativo; es decir, es relativo a los precios de la vivienda en el mercado inmobiliario. Debido a que no posee carácter jurídico ni tiene responsabilidad legal, no es necesario que se visite el inmueble (como sí se hace en la tasación); tampoco se realizan estudios pormenorizados de la propiedad, ni se analizan sus características y condiciones.

valoración

Para expedir una valoración inmobiliaria es suficiente con tener los datos registrales (pueden obtenerse en el Registro de la Propiedad o en el Catastro) del inmueble. Cuando se tienen estos datos, se hace un estudio de mercado simplificado para poder obtener un valor estimado del inmueble.

La valoración suele pedirse cuando se quiere poner en venta un inmueble y se desea calcular un precio aproximado de venta. Este precio es el que se coloca en los anuncios de la inmobiliaria y en distintos portales.

¿Tasación o valoración?

Ahora que ya sabes las definiciones y la diferencia entre tasación y valoración, y si no sabes cuál pedir, tienes que tener en cuenta qué documento se ajusta más a tus necesidades. La valoración puedes realizarla tú mismo o tu agente inmobiliario; debido a que las valoraciones no requieren de un técnico habilitado. Por ejemplo, para anunciar tu vivienda en venta y ponerla en el mercado inmobiliario.

Sin embargo, si lo que deseas es adquirir una propiedad, solucionar problemas de herencias o separación conyugal e incluso solicitar un seguro para la vivienda, entonces necesitarás una tasación inmobiliaria. Esta, como ya sabes, debe realizarla un arquitecto habilitado y certificado por el Banco de España.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Descubre nuestras últimas publicaciones.

× ¿Cómo puedo ayudarte?