Denunciar al propietario del piso: ¿Cuándo es aconsejable?

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin
Compartir en email

Cuando firmas un contrato de alquiler, lo haces con la intención de que ese documento cubra los límites y las condiciones del arrendamiento y así poder cubrirte un poco las espaldas en caso de que haya algún tipo de problema. Sin embargo, hay veces en las que el contrato no abarca la situación concreta que genera la disputa entre ambas partes, y el inquilino se plantea si puede (y debe) denunciar al propietario del piso o no.

¿Debería denunciar al propietario de mi piso?

Cuando la relación entre arrendador y arrendatario es buena y ambas partes son responsables, al inquilino no le resulta difícil que el casero realice las reparaciones necesarias o gestione los problemas que pueden darse en la vivienda. Pero, en caso de que se niegue, la conveniencia o no de interponer una demanda para que lo haga depende de varios factores, como el lugar en el que vives (las normas pueden variar), la gravedad del problema y el tiempo que te queda de contrato.

Nadie quiere acabar en un juicio, y la mayoría de los inquilinos no acude a la vía judicial porque temen las represalias por parte de su arrendador, pero a veces no hay otra opción. Estas son las razones por las que es lícito denunciar al propietario del piso y en las que el arrendatario tiene todas opciones de ganar.

5 motivos por los que puedes denunciar al propietario del piso

Ha incluido cláusulas ilegales en el contrato de alquiler

No puede haber cláusulas en el contrato de alquiler que vayan en contra de la ley, especialmente la Ley de Arrendamientos Urbanos, pero también otras leyes nacionales o autonómicas. Por ejemplo, un propietario puede incluir en el contrato una cláusula mediante la cual no permita la tenencia de mascotas en su vivienda, dado que la Ley de Arrendamientos Urbanos no dice nada al respecto.

Sin embargo, si se trata de un perro de asistencia para una persona discapacitada, esta cláusula sería ilegal si así lo disponen las leyes autonómicas: por ejemplo, en el caso de Andalucía, la Ley 11/2021, de 28 de diciembre, por la que se regulan los perros de asistencia a personas con discapacidad en Andalucía permite los animales de servicio en las viviendas privadas en condición de arrendatario, lo que significa que los propietarios deben permitir esos animales en las instalaciones. Si el arrendador se niega a ello y lo incluye en el contrato, estará infringiendo la ley y usted podrá demandar.

Otras cláusulas nulas a las que debes prestar atención son las que dicen que el casero no es responsable de las reparaciones ni puede obligarte a abandonar la vivienda cuando quiera; ambas van en contra de la ley y son reclamables judicialmente.

Puedes denunciar al propietario por malas condiciones en la vivienda

El apartamento no está en condiciones

Esto suele abarcar todo, desde asegurarse de que las cañerías funcionan hasta arreglar todos los problemas eléctricos de forma rápida y eficaz. El propietario debe mantener un entorno seguro y saludable. Esto significa ocuparse de las infestaciones de plagas, eliminar el moho, o reparar los daños causados por las tormentas. Si has contactado repetidamente con tu casero por cuestiones como estas y se ha negado a arreglarlas, puede ser el momento de denunciar.

No tienes privacidad

Como inquilino, tienes derecho a disfrutar tranquilamente de tu casa. Esto significa que tu casero no puede irrumpir cuando quiera. Como mínimo, la mayoría de las leyes exigen que los propietarios avisen a los inquilinos con 24 horas de antelación cuando vayan a estar en la propiedad o a entrar en la vivienda. Además, debe ser por una buena razón: por ejemplo, aunque el propietario puede entrar en la vivienda para hacer reparaciones, no puede entrar sin más cuando le apetezca.

Quiere echarte antes de tiempo

Si crees que tu casero está tratando de hacer que abandones la vivienda antes de que se haya cumplido el tiempo pactado en el contrato, puedes demandarlo para permanecer en la propiedad, al menos, mientras se resuelve la cuestión judicialmente.

Además, si está utilizando tácticas coactivas, como por ejemplo poner a los vecinos en tu contra o cortarte el agua o la luz, puedes denunciar porque estos hechos pueden ser constitutivos de delito.

Del mismo modo, si ya te has enfrentado a un desahucio y crees que se ha hecho de forma ilegal, puedes demandar para que te cubran los gastos de alojamiento temporal.

No te devuelve la fianza

Si el propietario retiene su fianza o te ha prometido el reembolso de las reparaciones que has pagado de tu bolsillo, puedes demandarle para recuperar esos pagos. En el caso de la fianza, hay leyes autonómicas muy específicas que señalan los depósitos máximos permitidos y cuándo debe devolverse el dinero una vez finalizado el contrato de alquiler. Si has cumplido con tus obligaciones como inquilino, el propietario debe devolverte la fianza en el momento oportuno. Si no lo hace o se niega a hacerlo, deberías considerar contactar con un abogado para emprender acciones legales.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Descubre nuestras últimas publicaciones.

× ¿Cómo puedo ayudarte?