¿Qué es el certificado libre de cargas de una vivienda?

El certificado libre de cargas de una vivienda es un tipo de documento a través del cual es posible demostrar, de forma oficial, todos los datos relativos al inmueble. Gracias a este certificado, el comprador puede saber si un inmueble presenta situaciones de deudas e impago que dificulten la venta del mismo.

¿Quién hace el certificado libre de cargas de una vivienda?

El certificado libre de cargas de una vivienda es un documento que solo puede tramitar el Registro de la Propiedad a petición de la parte interesada. Generalmente es el vendedor quien lo solicita, para poder comprobar, ante el comprador, que el inmueble es susceptible de venta. En este documento, el Registro manifiesta que dicho inmueble está en óptimas condiciones para venderse, en lo que a materia de deudas se refiere. Para que tenga validez, el certificado debe ir firmado por el Registro; en este momento, el certificado libre de cargas de una vivienda adquiere la cualidad de público, es decir, puede consultarlo cualquiera que lo solicite.

certificado libre de cargas vivienda

Además, en este inmueble se especifica quién es el titular de la propiedad, pero también se especifican a los antiguos propietarios de la misma.

¿Por qué pedir un certificado libre de cargas de una vivienda?

Solicitar un certificado libre de cargas de una vivienda ante el Registro de la Propiedad es importante si se quiere vender el inmueble. Esto se debe a que en dicho certificado es posible:

  • Encontrar información sobre las cargas y gravámenes que una propiedad pudiera tener.
  • Los datos manifestados tienen concordancia con los que se encuentran en el Registro de la Propiedad.
  • Establece el valor por el que el inmueble puede subastarse.
  • Manifiesta información sobre los titulares de las cargas o terceras personas que dificultarían la venta del inmueble. Por ejemplo, el banco o el deudor principal de una hipoteca.

¿Qué son las cargas de una vivienda?

Buena parte de los inmuebles en España tienen una carga. Generalmente esta carga es de carácter hipotecario. Si se quiere adquirir una vivienda es importante saber que la casa que se está comprando no tenga deudas pendientes pues, de tenerlas, la compraventa no puede realizarse; en el caso de los impuestos, el nuevo propietario tendría que asumirlas. También resulta de importante en el tema de herencias y sucesiones, pues si el inmueble tiene cargas pendientes, el heredero podría rechazar la herencia.

Las cargas hacen referencia a un tipo de obligaciones pecuniarias que recaen sobre una propiedad. Las cargas pueden ser de diferentes tipos:

  • Por hipoteca. Esta es la carga más común. Si el dueño de la vivienda hizo la compra a través de una hipoteca y esta no ha terminado de pagarse, la casa no puede venderse. Para ello, será necesario cancelar el préstamo o hacer la subrogación a una nueva hipoteca.
  • Cargas por embargo judicial. Las cargas por embargo recaen sobre una propiedad cuando el dueño tiene una deuda que debe pagarse a través de un embargo ejecutorio. Es decir, que para pagar la deuda, el inmueble y demás bienes del vendedor se toman como pago. Para vender la propiedad, entonces habrá que liquidar las deudas y cancelar el embargo.
  • Por usufructo y servidumbre. Estas cargas no son económicas, pero sí afectan el uso del inmueble. Si sobre el mismo se constituyó un usufructo vitalicio, el inmueble puede venderse, pero no usarse.
  • Alquiler. El arrendamiento también constituye una especie de carga, pues si el inmueble se vende, el nuevo propietario debe respetar el alquiler y las condiciones del mismo hasta que este haya finalizado.

Impuestos municipales y deudas de comunidad de vecinos

En el certificado libre de cargas vivienda esta anotación no aparece. En el caso de los impuestos municipales, estos hacen referencia al Impuesto de Bienes Inmuebles o IBI, que debe pagarse de forma anual. Cuando el vendedor no ha hecho el pago del mismo, entonces el nuevo propietario adquiere la deuda, pues esta recae directamente sobre el inmueble y no sobre el titular del mismo. Para saber si la casa está al día en el pago de dicho impuesto, el vendedor debe aportar el justificante de pago del Ayuntamiento. Este es un requisito indispensable en cualquier compraventa.

El Registrador tramita el certificado libre de cargas vivienda

Por otra parte, las cuotas de la comunidad de vecinos también recaen sobre el inmueble y no sobre el propietario, por lo que estas deudas se «heredan» del vendedor al comprador. Para poder realizar la compraventa, el vendedor tiene que aportar un certificado expedido por el presidente de la comunidad o el administrador de fincas. Es importante destacar que si una derrama se aprueba mientras la compraventa está en trámite, el nuevo propietario debe pagar esa derrama y no el vendedor.

¿Qué es una nota simple?

Como comprador puede adelantarte y solicitar una nota simple del inmueble ante el Registro de la Propiedad. Este documento es de carácter público e informativo y a través de él es posible conocer todo lo necesario sobre el inmueble. Puede pedirse de manera presencial o en línea y debe demostrarse interés en la compra del inmueble, así como el IDUFIR o Identificador Único de Fincas Registrales; también debe aportarse el número del Registro de la Propiedad y la localización del inmueble.

En la nota simple se recogen las cargas de la vivienda, pero también se corrobora quién es el titular del inmueble y las posibles limitaciones para la compra del mismo. Estas limitaciones, como has visto, pueden ser la hipoteca, pero también un usufructo de arrendamiento.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Descubre nuestras últimas publicaciones.

× ¿Cómo puedo ayudarte?