¿Qué gastos conlleva la venta de vivienda para el vendedor?

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin
Compartir en email

Vender una vivienda es un negocio lucrativo, pero no está exento de gastos: tanto el vendedor como el comprador tienen que desembolsar determinadas cantidades para poder llevar a cabo una serie de trámites obligatorios en todo proceso de venta de estas características. A continuación, desgranamos cuáles son los principales gastos de venta de vivienda para el vendedor.

Principales gastos por venta de vivienda para el vendedor

Certificado energético

Es un requisito obligatorio para poder vender la casa. Refleja el consumo eléctrico medio de la vivienda y se obtiene tras la inspección de la instalación por parte de un técnico habilitado. Cuesta en torno a los 100€.

Plusvalía municipal

La plusvalía municipal es otro de los gastos por la venta de vivienda más importantes para el vendedor. Es un tributo que hay que pagar al ayuntamiento por el incremento del precio del terreno urbano donde se ubica la vivienda, y se calcula multiplicando el valor catastral del suelo por el número de años durante los que se ha sido propietario de la misma. Se paga en los 30 días siguientes a la venta del inmueble.

Impuestos y cuotas pendientes

Entre los impuestos que hay que dejar pagados para vender la vivienda, al vendedor le corresponde el IBI del año de la venta, aunque puede pactarse con el comprador que cada uno pague la parte del impuesto proporcional a los meses del año que disfruta la vivienda.

El IBI es un impuesto municipal, por lo que no se paga la misma cantidad en todas partes, pero suele ser un porcentaje de entre el 0,4% y el 1,3% del valor catastral del inmueble.

En cuanto a las cuotas pendientes, el vendedor debe dejar pagadas todas las cuotas de la comunidad de propietarios, y es necesario obtener un certificado de estar al corriente de pago, ya que el Notario lo exigirá a la hora de redactar la escritura pública. Este certificado suele ser gratuito, pero si la comunidad está gestionada por un administrador de fincas, puede tener un coste de unos 50€.

Los honorarios del notario se incluyen entre los gastos venta vivienda vendedor

Cancelación de la hipoteca

Cuando se vende una casa, se debe cancelar oficialmente la hipoteca a ella sujeta, tanto si se ha terminado de pagarla como si no. La cancelación de la hipoteca consiste en la declaración pública de que ya no existe el derecho real de garantía del banco sobre la vivienda para asegurar el cumplimiento de pago del crédito contraído, es decir: una especie de certificación oficial de que este tipo de préstamo ha concluido.

Para obtenerla, es necesario que un notario elabore una escritura pública de cancelación en la que conste esta información, y luego hay que inscribir dicha escritura de cancelación en el Registro para confirmar que el inmueble queda libre de cargas.

Este gasto suele rondar los 400€ si el comprador se encarga de realizar los trámites personalmente, mientras que si los realiza a través de una gestoría, el precio puede oscilar entre los 600€ – 1.000€ (siempre en función del precio de la vivienda que se vende).

Notaría y Registro

La compraventa de un inmueble, como cualquier otro negocio jurídico que deba quedar recogido públicamente, tiene que hacerse ante notario e inscribirse en el Registro de la Propiedad. Según la legislación civil española, los gastos de notaría corresponden al vendedor, aunque es habitual que se negocie esta cláusula y llegar al acuerdo de que los pague el comprador.

En los gastos de notaría se incluyen la propia redacción de la escritura pública y también los honorarios del notario. Estos vienen fijados por ley, y dependen de una serie de factores como el precio de la casa, la extensión del documento, el número de copias que se soliciten, etc. Por tanto, el precio no es fijo para todas las casas, pero el precio para una escritura de extensión media (unas 10 páginas) para una vivienda de unos 200.000€ puede estar entre los 300€ – 400€.

Inmobiliaria

Lo más habitual a la hora de poner a la venta un inmueble es contar con ayuda profesional para promocionar la vivienda online y offline, buscar posibles compradores y, en definitiva, encargarse de todo el proceso de venta. Generalmente, las inmobiliarias tradicionales suelen llevarse una comisión que oscila entre el 5% y el 7% del precio total de la venta, por lo que por la venta de un piso de 200.000€ podrías llegar a pagar unos 10.000€.

Otra opción son las agencias online, que vendrían a ser las «inmobiliarias digitales», ya que utilizan la tecnología para mejorar y facilitar sus servicios de venta cobrando un precio fijo, y cuyo precio oscila entre los 1.500 y los 7.000€.

Por ejemplo, en Goldhouse vendemos tu casa por 1.500€, con un servicio que incluye asesoramiento y valoración, promoción y visitas, gestión de las arras y notaría y también el certificado energético.

Declarar la venta en el impuesto de la renta

Finalmente, el último gasto/trámite que hay que llevar a cabo cuando se vende una vivienda es incluirla en la declaración de la renta del año posterior a la venta de la misma. Se tributa solo sobre la ganancia patrimonial obtenida, es decir, la diferencia entre el precio al que compraste la vivienda y los gastos que ha conllevado su venta y el precio al que la has vendido. Esta ganancia patrimonial tributará a un porcentaje distinto (entre el 19% y el 26%) dependiendo de la ganancia obtenida.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Descubre nuestras últimas publicaciones.

× ¿Cómo puedo ayudarte?